Cucarachas

CUCARACHAS

Cucarachicida Manchester es un insecticida formulado sobre la base de Cipermetrina, una molécula de la familia de los piretroides, que combate de manera eficaz todo tipo de cucarachas. Se destaca por ser levemente tóxico para el ser humano y los animales, siendo muy efectivo para el control total de los insectos que afectan la salud, la higiene y el bienestar del hogar. No tiene solvente, es un concentrado de base acuosa que lo hace más seguro, no daña las plantas ni las flores. Tiene una prolongada acción residual, un gran efecto de expulsión, es repelente y no mancha.

Acerca de las cucarachas:

La cucaracha es un verdadero fósil viviente. Se trata de uno de los más antiguos moradores de La Tierra, ya que asistió al nacimiento de los dinosaurios hace 170 millones de años y a su extinción. Fué testigo de la formación de las cadenas montañosas como Los Alpes, las Rocosas y los Andes. Presenció la formación de los yacimientos de petróleo y carbón del mundo y también el avance y retroceso de los glaciares.

 

Este insecto posee algunos atributos extraordinarios. Habita cualquier lugar del planeta, desde los más cálidos como el Sahara hasta los de temperaturas más frías. Se las puede encontrar instaladas en intersticios de cajas registradoras y básculas de mercados tanto como en aparatos de televisión, donde no sólo encuentra un cálido hábitat sino también alimento, ya que devora prácticamente cualquier cosa, desde pimpollos de orquídeas hasta zapatos. Cierta especie de cucaracha tiene en el tubo digestivo una enzima que transforma la madera en sustancia alimenticia. Pero además, puede sobrevivir largos períodos de ayuno, ya que soporta un mes sin agua ni comida, dos meses solo con agua y cinco meses solo con comida. La cucaracha tiene un medio de protección poderoso en sus glándulas, que despiden un olor pestilente que hace que muchos animales no se la coman.

 

Sin embargo el instrumento más notable de la cucaracha son sus antenas. Estas son más largas que su cuerpo y contienen células olfatorias mediante las cuáles descubre la presencia de alimento y agua aún en la oscuridad. Los hábitos nocturnos del blátido (nombre de la familia de la cucaracha) han contribuido enormemente a consolidar su persistente dominio. Posee dos ojos compuestos, de finísima sensibilidad y tres ojos simples, todos implantados en lo más alto de la cabeza, lo que le permite ver en todas las direcciones.

 

Se sabe que es portadora de gérmenes de poliomielitis, de tifoidea, de gastroenteritis y otras enfermedades.

 

Se reproduce con asombrosa facilidad. Algunas hembras han tenido hasta 180 crías en 300 días. Las crías alcanzan su máximo tamaño en un mes y viven aproximadamente un año. Si el medio es favorable, la población aumenta con fabulosa rapidez.

 

Algunas especies incuban los huevos dentro del cuerpo, pero la mayor parte llevan de 12 a 40 huevos en un saquito que asoma al extremo del abdomen. En general la hembra deposita el saco en algún lugar que brinde alimento a las crías y los disimula entre un montón de basura.

 

Sin embargo los insectos recién nacidos pueden vivir hasta una semana sin comer.

 

La población de cucarachas continúa creciendo hasta verse limitada por falta de alimento, agua, hábitat inadecuado o tratamiento con algún insecticida. La población llegará a un nivel máximo y fluctuará alrededor de ese nivel hasta que se vea afectada y disminuya. Cuando el uso de un insecticida convencional afecte a la población reduciéndola, la tasa de reproducción aumentará para compensar esta reducción, de manera de que la población llegue a niveles habituales una ve que desaparezca el poder residual del insecticida. Es por ello que para combatirla es necesario ser sumamente escrupuloso en la limpieza, guardar todo lo comestible en envases herméticos y emplear periódicamente un insecticida de alto poder residual.